La Coleccionista

de piezas que no encajan

¿o sí?

El turno del aullante (I)